Nuestro blog

Dicen que por los zapatos se puede saber más de lo que pensamos de una persona. Hay estudios que certifican que por los zapatos que uno lleve se puede  saber muchas características de esa persona.

Quizás a ti no te convenza  del todo este estudio, pero unos zapatos limpios y cuidados dicen mucho de quien los lleva. Y es que reconozcámoslo somos muchos los que nos fijamos en el calzado que llevan los demás. Y ya no solo en que zapatos llevan, si no en como los llevan.

Los zapatos dicen más de nosotros de lo que pensamos

En este post os queremos contar algunos trucos y tips para que nuestros zapatos luzcan como nuevos el mayor tiempo posible. Y también los conservemos para que se mantengan en buen estado, así amortizaremos la inversión.

Una cosa que deberíamos hacer a diario con nuestros zapatos de piel es limpiarlos previamente antes de dejarlos en su sitio. No hablamos de una limpieza a fondo; pero si una pequeña limpieza para que el próximo día que los utilicemos estén perfectos.

  • Si tienen cordones deberíamos quitárselos para poder limpiarlos cómodamente.
  • Quitaremos la suciedad y el polvo de la superficie del zapato con un cepillo de cerdas suaves, así evitaremos que se raye la piel.
  • Repetiremos esta acción hasta que eliminemos los residuos que puedan tener. Si lo hacemos a diario o cada pocos uso siempre será mucho más breve este proceso.
  • Después de cepillarlos les pasaremos un paño de algodón para dejarlos lustrosos y sin ningún resto de polvo.
  • Cuando sea necesaria una limpieza más profunda con un trapo y crema incolora para calzado les daremos unas pasadas hasta que eliminemos cualquier resto que pudiera haber quedado de la primera limpieza. Además así hidrataremos nuestros zapatos.
  • Para finalizar los dejaremos secar en un lugar seco, alejado de cualquier fuente de calor como radiadores o luz solar.
  • Si fuera necesario limpiarlos en el interior, simplemente espolvoreando bicarbonato y dejándolo actuar durante 24h, volveremos a tener unos zapatos con buen olor y frescos.

Una limpieza diaria hará que nuestros zapatos siempre luzcan como nuevos

 

A la hora de guardarlos siempre intentaremos guardarlos en lugares alejados de fuentes de calor, y sobre todo fuera de la luz solar. Una exposición prolongada a la luz natural o artificial podría restarle características a nuestros zapatos así como ver el color mucho más apagado. Por eso una buena idea es guardarlos en su caja o guardapolvos.

Intentaremos en la medida de lo posible dejarlos en un lugar seco o cerca de materiales que absorban la humedad. Así nos aseguraremos que el zapato seguirá en buenas condiciones la próxima vez que nos lo queramos poner. Para acabar con el tema  del almacenamiento; ya sería ideal si los guardáramos con unas hormas o en su defecto papel para que no se arruguen ni se deformen.

Todos sabemos que unos zapatos nunca están libres de otras manchas fortuitas a causa de su uso. Así que aquí te dejamos algunos consejos para deshacerte de ese otro tipo de manchas que nos pueden dar más de un dolor de cabeza.

  • Las suelas blancas de las deportivas y algún otro botín o bota, con el uso y el roce se vuelven grises. Pues con un cepillo de dientes viejo y pasta de dientes puedes acabar con este problema. También con un trapo y amoniaco.
  • Manchas en la piel de tus zapatos. Para esto usaremos alcohol isopropílico. De esta manera no dejará las marcas que suele dejar el agua. Con un bastoncillo frotaremos la mancha en círculos hasta que se haya eliminado. Nunca debemos sumergir el zapato en el alcohol.
  • Arañazos y manchas secas. Esto solo sirve para zapatos sin brillo, más bien para los de piel vuelta. Con una lima de uñas de grano fino frotaremos la mancha o arañazo suavemente hasta que se elimine. Con mucho cuidado para no rayar el resto del zapato.
  • Manchas de aceite. Las manchas de aceite nos suelen traer por el camino de la amargura; pero con una rápida actuación las podremos eliminar. Tan solo necesitamos harina de maíz o tiza; aplicamos la tiza o la harina en la mancha y dejamos que absorba la grasa. Repetiremos el proceso si fuera necesario. Una vez se haya eliminado la mancha solo tenemos que cepillarlo y el zapato estará como nuevo.
Posteado por:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pago 100% seguro Descartar