Calzado para personas mayores: comodidad y salud

[et_pb_section fb_built=»1″ admin_label=»section» _builder_version=»3.0.47″][et_pb_row admin_label=»row» _builder_version=»3.0.47″ background_size=»initial» background_position=»top_left» background_repeat=»repeat»][et_pb_column type=»4_4″ _builder_version=»3.0.47″ parallax=»off» parallax_method=»on»][et_pb_text admin_label=»Text» _builder_version=»3.0.47″ background_size=»initial» background_position=»top_left» background_repeat=»repeat»]

Para personas mayores el calzado es muy importante ya que suelen caminar bastante pero, a la vez, también cansarse con más rapidez que las personas jóvenes. Por eso es importante que cuenten con un buen calzado para así poder evitar que les produzcan dolores musculares o de espalda.

Elegir un buen calzado

Los paseos de nuestros mayores son algo habitual, por eso que los hagan con un buen calzado cómodo es fundamental. Lo más idóneo es el uso de zapatillas de paseo, para que así puedan disfrutar de sus caminatas sin ningún tipo de dolor o calambre.

Mira este post para Checar y consultar buro de crédito gratis, rápido y fácil

Este tipo de zapatos tendrán un tipo armazón y suela diseñadas para que se adapten y se puedan ajustar a todo tipo de pies. El diseño exterior también es importante, ya que muchos de ellos pueden no estar acostumbrados a un diseño más deportivo, por lo que estas zapatillas de paseo también cuentan con colores oscuros y un exterior que se parezca más a lo que han estado siempre acostumbrados.

Podemos encontrar desde zapatillas más estilo deportivo hasta sandalias para el verano, o un calzado más elegante para aquellos mayores a los que siempre les ha gustado ir bien vestidos.

Los materiales que se utilizan han de ser frescos y adaptables para que tengan una buena transpiración y pisada durante sus paseos y cuidar así de su salud. Es importante que, ya sean de velcro o de cordones, la sujeción que tenga debe de ser fija y no desplazarse y que la zapatilla no les quede ni muy suelta ni que les apriete demasiado.

Qué función cumple este tipo de calzado

Estas zapatillas buscan varias cosas, entre ellas evitar una inestabilidad durante la marcha para que no hay caídas ni resbalones. A esto se le puede unir una reducción en su capacidad de movimiento, ya sea debido a problemas de peso o artritis, por lo que un buen calzado les ayudará a que no les aparezcan trastornos al andar, como puede ser una posible inclinación de la espalda.

Con la edad pueden empezar a aparecer ciertas dolencias y patologías que van a influir a la hora de comprar zapatos. Algunos ejemplos son la disminución de la respuesta muscular, una alta rigidez en sus ligamentos y articulaciones, lo que puede provocar que la amortiguación de impactos sea menor y se les une la pérdida de agudeza visual, que genera un problema de equilibrio durante la caminata.

Existen diferentes variedades dependiendo de si se busca un calzado o zapatilla más general, pero que cumpla con los requisitos que hemos mencionado anteriormente, o un calzado más específico como, por ejemplo, para personas con los pies hinchados, que necesiten plantillas ortopédicas o juanetes, entre otras cosas. Y, sobre todo, si se trata de pies delicados, asegurarse de que no tengan ninguna costura interior que pueda rozarles los pies y hacerles heridas.

La finalidad es que las personas mayores se encuentren cómodas durante sus paseos y que el calzado les ayude a conseguir una vida más autónoma. En estos casos ha de primar la utilidad y la salud más que la estética, aunque siempre respetando sus gustos dentro de las opciones que se les pueden ofrecer. Su salud y comodidad es lo primero.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]